Clayton Kershaw y Félix Hernández.

Tan dominante fue el pitcheo de Grandes Ligas en 1968 que los diestros Bob Gibson de los Cardenales y Denny McClain de los Tigres fueron nombrados los Jugadores Más Valiosos de la Liga Nacional y la Liga Americana, respectivamente. Se trata de la única temporada hasta la fecha en la que el ganador del JMV en ambas ligas ha sido un lanzador. Luego de dicha campaña, MLB redujo el tamaño del montículo de 15 a 10 pulgadas de altura.

¿Podrían Clayton Kershaw de los Dodgers y el venezolano Félix Hernández de los Marineros unirse a Gibson y McClain este año al ser nombrados los Jugadores Más Valiosos de sus respectivas ligas en una misma temporada?

Es una posibilidad, sobre todo si Seattle avanza a la postemporada mediante uno de los Comodines de la Americana. Los Marineros son un equipo construido alrededor de su cuerpo monticular, del cual Hernández es el ancla.

Por su parte, Kershaw disfruta de una campaña dominante por un equipo que está en posición de coronarse en el Oeste de la Nacional.

No hay jugador de posición que esté teniendo una temporada sobresaliente con el madero, lo cual podría abrirles las puertas a Kershaw y Hernández en las votaciones para JMV.

Desde que la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos creó el premio al JMV en 1931, el galardón se le ha otorgado a un lanzador en sólo 21 ocasiones, incluyendo a Carl Hubbell de los Gigantes de Nueva York en 1933 y 1934 y a Hal Newhouser de los Tigres en 1944 y 1945.

Justin Verlander de los Tigres fue nombrado del Jugador Más Valioso del Joven Circuito en el 2011, lo cual marcó la primera vez que un pitcher se llevaba el premio desde 1992, cuando el honor fue para el taponero de los Atléticos, Dennis Eckersley. También fue la primera vez que un abridor recibía el premio desde que lo hizo Roger Clemens en 1986. Gibson, en 1968, es el último pitcher que ha sido JMV en la Nacional.

En tiempos recientes

Aunque Verlander fue JMV en el 2011, sólo 17 pitchers han terminado entre los 10 candidatos con más votos para el galardón en los últimos 10 años - ocho en la Americana y nueve en la Nacional. Y apenas 23 lanzadores han recibido al menos un voto para el premio.

En los últimos 10 años, ningún pitcher ha terminado por encima del sexto lugar en las votaciones del Jugador Más Valioso en la Nacional, puesto que ocuparon Roy Halladay por los Filis en el 2010 y CC Sabathia por los Cerveceros en el 2008.

Grupo exclusivo

Con efectividad de 1.70 ahora mismo, Kershaw podría convertirse en el vigésimo pitcher que termina con promedio de carreras limpias de menos de 2.00 desde que el tamaño de la lomita se redujo en 1969. De esos 19 pitchers, los siguientes han tenido una efectividad por debajo de 1.70: Dwight Gooden, 1.50 por los Mets en 1985; Greg Maddux, 1.56 y 1.63 por los Bravos en 1994 y 1995; y Nolan Ryan, 1.69 por los Astros en 1981.

Kershaw, quien terminó la campaña del 2013 con efectividad de 1.83, se convertiría en apenas el tercer pitcher desde 1969 que registra dos temporadas con promedio de carreras limpias de menos de 2.00. Además de Maddux en 1994 y 1995, el dominicano Pedro Martínez tuvo efectividad de 1.74 por los Medias Rojas en el 2000 y de 1.89 por los Expos en 1997.

En 10 ocasiones, un pitcher con un promedio de carreras limpias de menos de 2.00 ha ganado el Premio Cy Young: Kershaw en el 2012, Martínez en 1997 y el 2000, Maddux en 1994 y 1995, Gooden en 1985, Ron Guidry en 1978, Steve Carlton y Gaylord Perry en 1972 y Vida Blue en 1971. En cuatro de dichas campañas, otro pitcher con efectividad de menos de 2.00 terminó en el segundo lugar en las votaciones: John Tudor detrás de Gooden en 1985; Ryan detrás de Steve Carlton y el cubano Luis Tiant detrás de Perry en 1972; y Wilber Wood detrás de Blue en 1971.