Miguel Cabrera. (Carlos Osorio/AP)

Mientras hablamos de lo que es ahora el mayor contrato en la historia del béisbol, en esta ocasión no hay que verlo con disgusto ni preocupación.

Los Tigres de Detroit le pagarán a Miguel Cabrera una suma digna de un rey. Pero, ¿qué otra cosa podían hacer los felinos? ¿Dejarlo ir por una selección del draft?

El venezolano ha llegado a un plano por encima de todos, a base de puros batazos. Sus últimas dos temporadas como Jugador Más Valioso de la Liga Americana han demostrado su valor de una manera indiscutible. Sin embargo, su estatus ya estaba establecido antes de eso. Y en esta ocasión, esto no se trata de un debate entre Miggy y Mike Trout.

Esto se trata de un pelotero que se ha establecido como el mejor bateador del juego contemporáneo. En una época de una disminución de poder y un pitcheo más dominante, Cabrera es como un bateador de otra era. El maracayero tiene la cada vez más rara combinación de bate derecho, confiabilidad, producción de carreras y bateo de poder en medio de una alineación.

Los Tigres, como están construidos ahora mismo, son un contendiente todos los años. Cuentan con un lineup formidable-mientras incluya a Cabrera. Detroit tiene una rotación abridora excepcional que incluye a dos ganadores del Cy Young, Justin Verlander y Max Scherzer.

Hasta ahora, los felinos aún no han llegado a un acuerdo para extenderle el contrato a Scherzer. Aunque a Cabrera le quedaba dos años de contrato en su pacto anterior, la situación de Scherzer probablemente haya hecho el nuevo acuerdo del venezolano una mayor prioridad. Los Tigres cambiaron a Prince Fielder y su contrato masivo para ponerse en posición de retener a Cabrera y Scherzer. Sabían que no sería una propuesta barata.

Miggy cumplirá los 31 años en abril. Esta temporada volverá a la primera base. Y jugando por un equipo de la Liga Americana, podría fungir como bateador designado con más frecuencia más adelante en su carrera.

Ahora bien, Cabrera no sólo ha demostrado su disposición de jugar lesionado, sino también de ser productivo con todo y los dolores. No sólo es buen compañero, sino que se siente más cómodo hablando de los éxitos de ellos que los de él mismo. En otras palabras, es el pelotero ideal para ser la piedra angular de la ofensiva de un equipo.

Entonces, hablemos de las grandes sumas de dinero. La nueva extensión vale US$248 millones por ocho años. Eso, combinado con su contrato existente al que le restan dos años y US$44 millones, le dará a Cabrera US$292 millones por 10 años.

Ahora Cabrera es el mejor pelotero pagado en la historia, ya que esa suma de dinero y años supera el contrato de 10 años y US$275 millones de Alex Rodríguez con los Yankees.

Además, el valor promedio de salario de US$31 millones por año en las ocho temporadas también eclipsaría el récord de Clayton Kershaw en los Dodgers ($30.7 millones), quien firmó un acuerdo de siete años y US$215 millones este invierno.

Cuando se habla de esas cantidades, es algo imaginario para el resto de nosotros. Pero ése es el mercado de los estelares de Grandes Ligas, que disfruta de una prosperidad general y sostenida. Al mejor bateador del juego será pagará el mayor salario.

Los Tigres han demostrado su disposición de gastar para ganar campeonatos. En las proyecciones de nóminas de la Associated Press para el 2014, los Tigres están en el quinto lugar con US$162 millones destinados a sus peloteros.

Darle a Cabrera este nuevo contrato no era algo "opcional" para la franquicia de Detroit. El venezolano tiene un talento único, el bateador que hace que los otros se maravillen. ¿Cuánto tiempo más rendirá así? Los Tigres apuestan a algo que se parece a otra década.

Se ve como un riesgo, pero el riesgo de verdad hubiese sido dejarlo ir mientras era aún uno de los grandes del béisbol.