Aníbal Sánchez. (Paul Sancya/AP)

DETROIT - Aníbal Sánchez ha realizado dos aperturas bien diferentes en estos playoffs.

La primera, en el Juego 3 de la Serie Divisional contra Oakland, fue para el olvido. En dicho partido el venezolano permitió seis carreras y y ocho hits-incluyendo tres jonrones-en una derrota ante los Atléticos.

La segunda fue una de las más brillantes de la historia reciente de la postemporada. El derecho dejó sin hit a los Medias Rojas en 6.0 entradas el sábado en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, ponchando a 12 bateadores y adjudicándose la victoria.

El jueves en el Juego 5 de dicha serie, Sánchez tratará de parecerse al pitcher que dominó a Boston, con las hostilidades empatadas a dos victorias por bando.

"Necesito prepararme para (el jueves)", dijo Sánchez, cuya salida ante los Medias Rojas del sábado fue su primera contra los bostonianos desde el 2006. "Cada día es diferente, pero (el jueves) necesitaré tirar más strikes".

El maracayero dio seis bases por bolas en el Juego 1, lo cual elevó su total de pitcheos a 116 después de 6.0 innings. Para el Juego 5, Sánchez quiere ser un poco más eficiente.

"La última vez desperdicié demasiados pitcheos y no quiero hacer eso en mi próxima presentación".

Los primeros tres partidos de esta serie fueron bien apretados, con un excelente pitcheo, juegos decididos por pocas carreras y en ocasiones poco apoyo ofensivo para los pitchers. Hasta ahora el Juego 4 fue la excepción de la regla. Sin embargo, Sánchez no le presta mucha atención a ese aspecto, sino lo que tiene que hacer sobre el montículo.

"Necesito hacer mi trabajo", dijo el diestro de 29 años. "Tengo que controlar lo que puedo controlar. Cuando estoy en el montículo, apoyo a mi equipo, a mis compañeros, al bullpen y a todos. Mi apoyo por mis compañeros siempre está ahí".

Sánchez, quien viene de ganar el título de efectividad de la Liga Americana con 2.57 en 182.0 entradas, sabe que los Medias Rojas-líderes en carreras anotadas de Grandes Ligas durante la temporada regular-representan un gran reto, sobre todo ahora que han visto trabajar al venezolano esencialmente por primera vez.

"No me preocupo por nada (que no tenga que ver con mi trabajo), especialmente cuando voy a enfrentarme a un equipo como Boston", expresó. "Especialmente si voy a enfrentarlos dos veces en cinco días.

"Pero trataré de enfocarme en lo que tengo que hacer (el jueves) y prepararme para eso".