Mat Latos. (Justin K. Aller/Getty Images)

PITTSBURGH, Pensilvania -- La policía no desmintió los comentarios por Twitter de la esposa del pitcher de los Rojos, Mat Latos, de que ella fue golpeada por un fanático durante el partido de wild card de la Liga Nacional, pero indicó que considera el caso como "cerrado" y no se radicarán acusaciones criminales.

El sargento John Fisher, encargado de un grupo de 18 oficiales que reforzó la seguridad del estadio el martes, dijo que el incidente "es una gran alharaca por nada. Lo que hizo que fuese más notable es que estaba involucrada la esposa de un pitcher, y que detonó en Twitter", señaló.

Fisher dijo en una rueda de prensa el miércoles que la seguridad del estadio llamó a la policía para intervenir en una discusión entre 20 ó 30 fanáticos de Cincinnati y Pittsburgh en el bar Budweiser Bowtie, dentro del estadio PNC Park, durante el triunfo de los Piratas por 6-2 el martes por la noche.

La policía no vio la supuesta agresión contra la esposa de Latos, Dallas Latos, pero la entrevistó después cuando la seguridad del estadio le informó a los oficiales sobre sus acusaciones, que ella luego tuiteó.

Latos tuiteó que fue "golpeada en la cabeza al menos tres veces" por un fanático de los Piratas, que también le jaló el pelo. Escribió que "estoy bien, pero me duele la cabeza. No respondí (la agresión) porque estaba tratando de protegerme".

Fisher dijo que Latos puede radicar una querella, que tiene que ser aprobada por la fiscalía. La ley de Pensilvania no otorga el poder a la policía para arrestar a personas por peleas que sólo ameritan cargos menos graves, dijo Fisher.

Latos no tenía lesiones visibles y rehusó tratamiento médico cuando fue entrevista por la policía, dijo Fisher.

La discusión involucró a "insultos entre fanáticos de Pittsburgh y Cincinnati", indicó Fisher, y agregó que los participantes "parecían estar tomando y borrachos".