Los Dodgers celebran su título del Oeste de la L.N. (Ross D. Franklin/AP)

SAN DIEGO - Los Dodgers tienen asegurado su lugar en los playoffs, pero eso es lo único que saben ahora mismo. Los campeones del Oeste de la Liga Nacional desconocen a cuál equipo se enfrentarán en la primera ronda y si tendrán ventaja de local o no.

Tampoco saben cuáles de sus peloteros estarán lo suficientemente saludables para jugar, pero eso no es nada nuevo.

Ahora a los Dodgers les toca ser pacientes y esperar que los demás contendientes completen el calendario para la postemporada. Ese es el precio de ser el primer equipo del Viejo Circuito que consigue su boleto a los playoffs. Pero los Dodgers no se andan quejando tras vencer por 7-6 a Arizona el jueves para capturar el título de su división.

"Esto todavía no termina", dijo el dominicano Hanley Ramírez, quien se fue de 5-4 con cuatro remolcadas en la victoria del jueves. "Podemos tachar esto de la lista, pero nos quedan tres pasos más. Nos quedan varias paradas más y estamos luchando por mantenernos unidos hasta el final".

En estos momentos, existen demasiadas posibilidades como para tratar de adivinar a cuál equipo se medirán los Dodgers en la Serie Divisional, al mejor de cinco juegos. Probablemente se trate de los Bravos, Cardenales, Piratas o Rojos, a menos que los Nacionales se cuelen en el comodín.

Entre los jugadores lesionados de los Dodgers están Ramírez (espalda), Andre Ethier (tobillo) y el mexicano Adrián González (cuádriceps). Carl Crawford también ha tenido problemas en la espalda recientemente.

Los dos jonrones que sonó Ramírez en la victoria del jueves hicieron crecer su leyenda, ya que hace apenas unos días recibió inyecciones de cortisona en la espalda.

"Si los playoffs comenzaran mañana, podría jugar", dijo Ramírez. "Tenemos tiempo para sanar y descansar. Definitivamente, no estoy preocupado".

"Le dije a Hanley el otro día que no quería que se lesionara, porque quiero que todo el mundo vea lo bueno que es", dijo el capataz de los Dodgers, Don Mattingly. "Su bate es uno de los mejores del planeta. Sé de (Miguel) Cabrera, pero Hanley está entre los mejores. Quiero que todo el mundo vea jugar a Hanley".

Ethier representa la mayor preocupación, ya que aún está usando una bota protectora. Por su parte, González cree que estará en salud para cuando comiencen los playoffs y le restó importancia a una lesión de cuádriceps.

"Tengo 10 días para prepararme", dijo el mexicano.

La oficina central de Los Angeles también tiene aproximadamente una semana y media para ponderar los recortes más difíciles que ha enfrentado un club de los Dodgers desde que Rick Sutcliffe fue dejado fuera del roster de los playoffs en 1981.

Ahora mismo, los Dodgers tienen cinco abridores en su rotación (sin contar a Chris Capuano ) y quizás necesiten sólo tres o cuatro. También cuentan con 10 relevistas, incluyendo tres ex cerradores (Brandon League, el dominicano Carlos Mármol y Brian Wilson ) y no tienen espacio para todos. La llegada de Michael Young significa que la banca está abarrotada con Jerry Hairston, Nick Punto y Skip Schumaker, y ni hablar de los jóvenes Dee Gordon, Scott Van Slyke y otros refuerzos de septiembre.

No es nada raro que muchos jugadores jóvenes queden fuera del roster para la postemporada, pero los Dodgers también tendrán que darles esa mala noticia a algunos veteranos. A Mattingly le esperan conversaciones difíciles.

Varias decisiones podrían depender del equipo contrario. Por ejemplo, de medirse a los Rojos, que están repletos de cañoneros que batean a la zurda, los Dodgers podrían optar por llevar a un zurdo más en su cuerpo monticular.

Ahora mismo, la rotación abridora luce saludable. Al as Clayton Kershaw lo seguirán Zack Greinke, Hyun-Jin Ryu, Ricky Nolasco y el dominicano Edinson Vólquez en lo que resta de la temporada regular.

El bullpen se ve profundo, aunque su carga ha sido bastante pesada. Como refuerzo, el club agregó a Wilson y a Mármol para que respaldaran al cerrador Kenley Jansen. El relevo zurdo también luce sólido con Paco Rodríguez y J.P. Howell, aunque Rodríguez ha tenido algunos momentos difíciles este mes.