Carlos González

DENVER -- El guardabosque venezolano de los Rockies, Carlos González, ha perdido la cuenta de cúantos médicos ha visitado debido a su esguince en el dedo medio de la mano derecha. Pero el preparador físico del equipo sí lleva anotaciones y la cantidad aumentará a ocho cuando González viaje a Cleveland el jueves.

"Me estoy cansando de visitar a los doctores y escuchar lo mismo", manifestó González. "Posiblemente me digan lo mismo que los otros, pero me han dicho que éstos son unos de los mejores".

Los análisis han inclinado a González hacia una operación para solucionar el problema, que ocurrió en un principio en julio.

Con la cirugía, el jardinero podría pasar de seis a ocho semanas con el dedo inmovilizado, y se le prohibiría batear hasta diciembre. Las buenas noticias son que sin ningún contratiempo, estaría listo para los Entrenamientos de Primavera.

"Si espero y no mejora, pierdo todo ese tiempo", dijo González. "Estoy pensando en estar listo para jugar el próximo año".