Chris Lane. (AP)

DUNCAN, Oklahoma -- Los fiscales presentaron cargos a tres adolescentes el martes después de que la policía indicó que los jóvenes eligieron al azar a un beisbolista australiano mientras corría y le dispararon por la espalda, matándolo, para evitar el aburrimiento en un día de verano en Oklahoma.

Christopher Lane, de 22 años y oriundo de Melbourne, murió el viernes junto a una calle arbolada en la zona de clase alta de Duncan. Dos adolescentes, de 15 y 16 años y de la zona pobre del pueblo, fueron acusados de asesinato con alevosía y se ordenó que permanecieran detenidos sin derecho a fianza.

Un tercer joven, de 17 años, fue acusado de participar como cómplice y por conducir un vehículo mientras un arma de fuego era disparada desde su interior.

El menor dijo ante la corte: "yo jalé el gatillo", pero el juez le ordenó que guardara silencio y dijo el martes que no era el día para discutir los hechos del caso. El adolescente lloró. Su fianza fue fijada en 1 millón de dólares.

El jefe de la policía Danny Ford había dicho que los jóvenes tenían el motivo más sencillo y agregó que durante los interrogatorios el menor de 17 años reveló a los policías que estaban aburridos y mataron a Lane por "diversión".

Lane, que estaba de visita en el pueblo de Duncan, donde viven su novia y la familia de ella, había pasado frente a la casa donde los jóvenes se encontraban mientras se ejercitaba y aparentemente eso los llevó a matarlo a tiros al azar, dijo el lunes Ford, quien señaló que los investigadores no han encontrado el arma usada en el asesinato.

El adolescente reveló que siguieron al australiano a bordo de un vehículo y le dispararon por detrás antes de huir.

"Vieron a Christopher pasar y uno de ellos dijo: `Ahí está nuestro blanco'", dijo Ford. "El chico que ha hablado con nosotros dijo `estábamos aburridos y no teníamos nada que hacer, por lo que decidimos matar a alguien'".

Mientras tanto, familiares y amigos de los dos continentes lloraban la muerte de Lane, un estudiante con beca deportiva en East Central University en Ada, poblado aproximadamente a 136 kilómetros (85 millas) al oeste de Duncan. Lane fue receptor titular en 14 partidos el año pasado y se enfilaba a su último año escolar.

La novia de Lane, Sarah Harper, colocó una cruz en una ofrenda improvisada en el lugar de su muerte.

"El no merecía nada de esto", dijo Harper, a Australian Broadcasting Corp., grupo de radio y televisión de Australia. "Es desgarrador que haya sido una elección al azar hecha por estos chicos lo que alteró drásticamente tantas vidas en el proceso."

Harper dijo que ella y Lane acababan de regresar a Estados Unidos de Australia una semana antes.

Los testigos se apresuraron a ayudar a Lane después de escuchar un disparo el viernes y verlo tambalearse y caer sobre una calle en Duncan, un poblado en la región sur-centro de Oklahoma y de cerca de 24.000 habitantes.

"Yacía boca abajo y recibió un balazo por la espalda con un revolver calibre .22", dijo el constructor Richard Rhodes a los periodistas australianos cerca de la escena del crimen. "Una mujer se detuvo y tratamos de proporcionar reanimación cardiopulmonar. Y él murió justo ahí".

"Fue todo un deleite entrenarlo", dijo Dino Rosato, su entrenador con el equipo, en un comunicado emitido por la escuela. "Chris fue un compañero de equipo extremadamente respetado... Dejó un gran ejemplo para todos sus compañeros, pero más importante para los jugadores más jóvenes. Era un estudiante y atleta maduro a quien sus compañeros podían acudir en busca de consejos y apoyo".

Peter Lane dijo a los medios australianos que la muerte de su hijo no tiene explicación.

"Fue un acto desalmado y tratar de comprenderlo es un camino corto a la locura", indicó.

Ford no dijo cuántos disparos recibió Lane y las autoridades esperan los resultados de la autopsia.