Angel Villalona. (Rich Pilling/Getty Images)

SCOTTSDALE, Arizona -- Angel Villalona está de vuelta al dugout, uniformado, ansioso por una nueva vida en el béisbol tres años y medio después de haber sido acusado de asesinato en su natal República Dominicana.

El máximo ex prospecto de primera base de los Gigantes de San Francisco se negó a hablar sobre su pasado legal.

"No quiero decir algo de eso", dijo el viernes. "Sólo me enfoqué en trabajar fuerte todos los días, con fe... Jugué allá en Santo Domingo y jugué en invierno, jugué enfocado. Me dieron una segunda oportunidad".

El inicialista fue acusado en septiembre de 2009 por la muerte de un hombre de 25 años en un bar. Dos meses después, salió libre bajo fianza cuando la familia de la víctima pidió al juez que se retiraran los cargos, pero el jugador perdió su visa de trabajo en Estados Unidos en ese entonces.

"Estoy muy feliz y contento, y gracias a Dios que estoy aquí. Tenía fe que iba a regresar. Trabajé para regresar", dijo. "Yo trabajé muy duro para jugar, pero ahora tengo que trabajar el doble porque aquí hay más competencia".

El manager de los Gigantes, Bruce Bochy, no cree que haya problemas ni distracciones por la llegada a los campos de entrenamiento del dominicano, que bajó de 131,5 kilogramos (290 libras) hasta llegar a los 113,4 kilogramos (250 libras) mientras preparaba su regreso.

Villalona, de 22 años, arribó el viernes a los campos de entrenamiento y se sometería a los controles médicos de rigor, antes de participar el sábado en el primer entrenamiento del plantel completo de los campeones de la Serie Mundial.

Villalona no recibió su visa a tiempo el año pasado por problemas de salud y peso, según le informaron al equipo. Grandes Ligas ya lo borró de la lista de jugadores con restricciones.

"Va a venir, sé que ha sido un viaje largo para él", dijo Bochy tras las prácticas del viernes. "Por lo que tengo entendido, ha estado muy dedicado y está emocionado por tener otra oportunidad. Nos estamos preparando para la temporada, y él será partícipe".

Villalona anunció en octubre de 2011 que había desistido de una demanda contra los Gigantes por cinco millones de dólares, después que el equipo decidió permitirle participar en su programa de desarrollo de jugadores. El pelotero alegó que los Gigantes lo mantuvieron en la lista de inactivos, aunque había sido absuelto de los cargos de homicidio. Villalona pedía salarios atrasados y compensación por daños.

El primera base recibió una bonificación de 2,1 millones de dólares cuando San Francisco lo fichó en agosto de 2006, con apenas 16 años. En ese momento, era la mayor bonificación que el equipo había dado a un amateur.

Era considerado como uno de los mejores prospectos del equipo antes de la temporada de 2008, y fue elegido al juego de Estrellas del Futuro de ese año. San Francisco presuntamente le ganó la puja por Villalona a los Yanquis y Mets de Nueva York, Medias Rojas de Boston y Marineros de Seattle.

Villalona jugó con el equipo de los Gigantes en la Liga de Verano de República Dominicana el año pasado, y bateó .303, con siete jonrones y 34 remolcadas en 44 partidos. En 74 partidos en Clase A en 2009, conectó .267, con nueve cuadrangulares y 42 impulsadas.

Bochy no cree que tenga que tener una reunión especial con Villalona.

"Sería normal, como con cualquier otro jugador", indicó el piloto.