NUEVA YORK -- Para Miguel Angel González, el camino hacia las Grandes Ligas no fue nada fácil. Siendo un novato de 28 años que ni siquiera recibió una oferta de un equipo de la Gran Carpa este año hasta marzo, ahora el mexicano se prepara para el juego de su vida.

El miércoles, González se subirá a la lomita por los Orioles en el Juego 3 de su Serie Divisional, que está empatada a una victoria por bando, contra los Yankees en el Bronx.

"Ha sido bastante divertido estar con estos muchachos y tener la oportunidad de jugar aquí", dijo González. "Siendo éste mi primer año en Grandes Ligas, es algo extra para mí y para los que están con los Orioles desde hace par de años tener la oportunidad de estar en playoffs."

Hace relativamente poco tiempo, era prácticamente impensable que González pudiera estar en esta posición. No logró llegar lejos en el sistema de los Angelinos, su primera organización de Grandes Ligas. En el 2008, cuando pertenecía a los Medias Rojas, se perdió la temporada debido a una operación en la rodilla derecha. Al año siguiente tampoco lanzó en el verano, después de someterse a una cirugía Tommy John en el codo derecho.

Pero debido a su persistencia en la Liga Mexicana del Pacífico con los Venados de Mazatlán y la ayuda del buscatalentos Fred Ferreira-actualmente jefe de los scouts internacionales de Baltimore-González recibió un pacto de liga menor, primero con la aspiración de ganarse un puesto a nivel de Triple-A y luego ver cuáles oportunidades podían presentarse en el equipo grande.

"Creo que somos muy afortunados con nuestros scouts", dijo el manager de los Orioles, Buck Showalter, refiriéndose a Ferreira. "Cuando piensas en lo que ha tenido que pasar Miguel para llegar hasta este punto...se nota que trae una voluntad fuerte."

Otra cosa que trae es un repertorio eficaz que lo llevó primero de Triple-A a un debut en Grandes Ligas a fines de mayo y, cuando tambaleó el pitcheo abridor de Baltimore, un puesto en la rotación desde el 6 de julio.

El oriundo de Jalisco y criado en California rápidamente se ganó la confianza de Showalter y el resto de los Orioles rumbo a un sólido aporte en el equipo. En total, González terminó con marca de 9-4 y efectividad de 3.25 en 18 presentaciones (15 aperturas) y 105.1 innings.

"Primero que nada, se debe a una buena localización", dijo el receptor de Baltimore, Matt Weiters. "Sabe localizar la recta, algo que le da a cualquier pitcher la oportunidad de triunfar. Con el paso del tiempo ha podido mejorar sus lanzamientos en cambio, y ahora siente que tiene cuatro pitcheos que puede utilizar en cualquier momento y en cualquier conteo."

El miércoles, González estará lanzando con siete días de descanso, ya que su última apertura de la temporada regular fue el 2 de octubre en Tampa Bay. Con seis días o más este año, el mexicano tuvo efectividad de 2.55, comparada con 4.55 con su descanso normal.

Además, el diestro estará lanzando en el Yankee Stadium, donde curiosamente dominó por completo a los Bombarderos del Bronx en el 2012. En dos aperturas contra los Yankees este año-ambos aquí en Nueva York-González tuvo marca de 2-0 con efectividad de 2.63 y 17 ponches en un total de 13.2 entradas.

¿Cómo se explica tal dominio contra un lineup tan poderoso y en el ambiente hostil del Yankee Stadium?

"Me gusta lanzar en juegos grandes", dijo González. "La adrenalina, la confianza y contar con Weiters detrás del plato lo hace todo más fácil para los pitchers. Me gusta tirar en Grandes Ligas."

Y claro, González-lanzando en lo que será el juego más importante de su vida hasta el momento-no piensa alterar la fórmula que le permitió adueñarse del Bronx el 30 de julio y luego el 31 de agosto.

"Trataré de no cambiar nada y sólo ser yo mismo, como lo fui durante toda la temporada", dijo. "Tendré que mantenerme así y tirar lo que pida Weiters. Eso es lo que venimos haciendo todo el año.

"Mucha gente ha hablado de los éxitos que hemos tenido en el Yankee Stadium; no vamos a cambiar nada. Vamos a seguir haciendo lo que hemos hecho y continuar trabajando duro."

Precisamente es el trabajo y la determinación que le ha permitido a González estar en una posición tan privilegiada a esta altura del año.

Pero además de sus esfuerzos, también está la capacidad de sacar lo mejor a sus habilidades.

"Miguel es un joven talentoso", dijo Showalter. "Creo que eso pasa desapercibido. También representa una gran historia de persistencia y una fuerte voluntad de triunfar.

"Para él es importante ganar", continuó el piloto. "No todo se trata de él, sino también de cómo impacta el juego como compañero los cuatro días que no lanza."

Ahora, después de tantos años de espera, González tiene su momento y quiere aprovecharlo.

"Tuve mis altibajos", dijo. "Fue difícil jugar en liga menor durante siete años y estar en la lista de lesionados dos campañas, una por esa operación en la rodilla en el 2008 y luego por la cirugía Tommy John en el 2009.

"Fue difícil para mí, pero me mantuve trabajando, hice lo que tenía que hacer y eso rindió dividendos. Desde entonces ha sido divertido. Nunca sabes de un año a otro dónde vas a estar, y estoy bien contento donde estoy ahora."